Pasta y vino: sugerencias de maridaje

Con esta vamos ya por la quinta entrega de nuestras sugerencias de maridaje, después de las de quesos y vino, jamón y vino, foie gras y vino, y pescados, mariscos y vino.

Como solemos decir, el maridaje no es una ciencia exacta sino un arte y estas sugerencias no deben tomarse como dogma de fe sino como simples consejos para sacar más partido a los sabores y aromas.

La principal característica de las pastas en cuanto a su maridaje es su gran variedad de sabores, pues en gran parte vienen marcados por la salsa que las acompaña.

Vamos pues a intentar dar unos consejos de maridaje en base a la salsa que acompañe a la pasta.

  • Salsas basadas en el tomate. Se aconseja emplear vinos jóvenes o rosados, que casan bien con la acidez del tomate. No obstante la tradición italiana marca acompañar estas pastas con Chianti (tinto de fuerte sabor elaborado con uva Sangiovese).
  • Salsas de carne como la bolognesa o pastas rellenas de carne. Aconsejamos tintos de crianza o jóvenes con cuerpo.
  • Salsas ligeras, tipo carbonara o bechamel. Se aconsejan blancos con cuerpo y acidez, o rosados ligeros y frescos.
  • Salsas con verduras. Rosados con acidez y cuerpo, o tintos ligeros.
  • Pasta ligera con mozzarella, orégano y aceite de oliva casa muy bien con un rosado.
  • Pasta con pescados, mariscos y salsa blanca, encuentra un buen acompañante en un blanco de uva pinot o malvasía, o incluso un cava o champagne seco.
  • Pasta con salsas al pesto casan perfectamente con un blanco de Sauvignon blanc debido a su frescor, o con un blanco de crianza.
  • Pasta con salsas marineras piden un blanco joven espumante o muy afrutado.

Ahora tan sólo falta que pongáis en práctica estas sugerencias, y sobre todo que nos contéis vuestras experiencias. ¿Os animáis?

Fuentes: Vino y gastronomía, Estilo hoy, El gran catador.

Deja un comentario