La bota de vino, la gran olvidada

La bota de vino es un recipiente de piel típico de España (aunque no exclusivo) usado para contener tradicionalmente vino. Al igual que los odres, se emplea para guardar y mantener fresco el vino, preferiblemente seco.

Los modelos originales tienen forma de gota o de lágrima y están realizados en piel de cabra y recubiertas en pez. No obstante es frecuente que se substituya la impermeabilización interior de pez por látex, mientras que el exterior se substituye habitualmente por cueros más baratos o materiales sintéticos.

Las capacidades varían desde 1/8 de litro hasta los 3 litros, siendo las más habituales las de litro o litro y medio.

La conservación de una bota no requiere más que un lavado periódico, normalmente cada vez que se rellena. Si una bota se deja de usar durante un tiempo prolongado es aconsejable lavarla con agua y dejarla en posición horizontal, a medio inflar, con una copita de brandy.

Para beber de la bota, se agarrará la misma con la mano izquierda alrededor de la parte alta, con la derecha se abrirá el tapón, y posteriormente se agarrará de la parte baja. Se lleva hacia la boca y se aprieta ligeramente de la parte inferior; con la práctica se pueden extender los brazos para hacer el chorro más largo.

No cabe duda de que el empleo de botas de vino está en desuso e incluso se asocia a ambientes más rústicos, pero ¿a que tiene su encanto?

Fuente: wikipedia

0 responses

  1. Me trajeron una bota como regalo un «Recuerdo de Sevilla»; muy bonita . Adentro le noto cono una bolsa de polietileno. Mi pregunta es si la puedo usar o solo es de adorno????????????

Deja un comentario