Técnico Especialista en Viticultura y Enotécnia, Jesús Bernad aporta una completa perspectiva de la enología, contemplando las bebidas espirituosas y los vinos como complementarias. Es Professional in Espirits por la WSET (Wine & Spirits Education Trust) de Londres y hace poco más de dos años se planteó la necesidad de que en España existiera una formación sobre esta materia, adaptada a las peculiaridades de este país. Bernad encontró en la Escuela de Catas de Alicante un gran aliado para impulsar nuevas enseñanzas. Desde entonces, imparte en esta Escuela el módulo sobre Bebidas Espirituosas: Whisky, ron y cócteles en el Curso de Sumiller Profesional y el Curso Professional in Spirits, que ha sido pionero en nuestro país.

Estudiado y viajado, Jesús Bernad tiene una gran capacidad para estudiar y analizar la realidad enológica con una visión panorámica y transmitirlo de forma concreta y sintetizada. Así es como aborda su ponencia sobre Bebidas Espirituosas: whisky y ron,  combinados y coctelería, en el Curso de Sumiller Profesional, organizado por la Cámara de Comercio de Alicante, la Unión Española de Catadores y la Escuela de Catas de Alicante.

Sobre este infinito mundo de las bebidas espirituosas, Bernad explica sus distintas materias primas, procedencias, modos de elaboración, costumbres y tendencias en el consumo y lo que es más importante, apela a que los profesionales actúen con criterio para beneficio de los consumidores y de su puesta en valor. Así, defiende que lo fundamental en los combinados es que la mezcla proporcione equilibrio y que una buena oferta es la que incluye una marca representativa de cada uno de los estilos de estas bebidas, dando respuesta a las distintas preferencias.

Convencido de que el fin principal es “ofrecer copas satisfactorias” que nos resulten agradables, Jesús Bernad expone las características de cada uno de los tipos de estas bebidas, para que cada bartender y sumiller escoja las que mejor se adaptan a la personalidad de su establecimiento.

Resulta realmente interesante escuchar cómo muchas de estas bebidas tienen un origen curativo, como es el caso del gin tonic, ideado por los soldados británicos desplazados a la India que debían beber agua tónica porque contiene quinina, sustancia muy apropiada para combatir la malaria. Dado que el sabor del agua tónica es muy amargo decidieron añadirle su espirituoso preferido, la ginebra, iniciando el consumo de esa bebida que tan altos grados de sofisticación y consumo está alcanzado y que conocemos como gin tonic.

Jesús Bernad ha desarrollado distintas actividades en el entorno de la enología como sumiller y embajador de marca. Actualmente dirige planetahedonista.com y realiza formación en distintos países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Estás buscando algo?

Utiliza el formulario siguiente para buscar en la web:


¿Todavía no has encontrado lo que buscabas? Deja un comentario en un artículo o contacta con nosotros. Nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible. ¡Gracias!

¡Estamos donde tú estás!

Mira dónde nos puedes visitar