Foto 1 web

En 2017 serán 10 los años que en Alicante, gracias a la colaboración de la Cámara de Comercio de la ciudad y la Unión Española de Catadores, junto a un importante grupo de empresas patrocinadoras entre las que se encuentra la propia Escuela de Catas, se puso en marcha el Curso Sumiller Profesional. Se trataba entonces de una formación que no existía en la ciudad y que se planteó con criterios de profesionalidad, especialización y alta cualificación, a fin de dar respuesta a un sector que demandaba personas formadas en todos los aspectos de la sumillería. Para ello se conformó un elenco de profesores entre los que se incluyó (y se ha incluido durante estos diez años) a destacadas personalidades de la enología, gastronomía y sumillería, que año tras año acuden a Alicante.

celebracion 10 web

La máxima satisfacción son los más de 200 sumilleres formados en este curso, algunos y algunas de ellas actualmente al frente de importantes cargos vinculados a la sumillería. Y para celebrarlo el pasado 22 de noviembre se organizó una jornada repleta de contenido. Asistieron docentes y alumnado, a quienes se sumaron profesionales del sector y autoridades de la ciudad.

La inauguración corrió a cargo del director de la Cámara, Carlos Mazón, quien quiso reconocer en este acto a todas las personas que has apostado por este curso y del que aseguró “está consolidado en el panorama nacional”; José Casal del Rey, director del curso y experto en análisis sensorial, para quien “el servicio del vino es un ritual” que el sumiller ha de realizar con eficacia y amabilidad y el vino “es el producto alimenticio con más riqueza de diversidad de matices”; y Javier Carmona, director de la Escuela de Catas, quien explicó principalmente el modulo de Burdeos, que se desarrolla en el país vecino con la visita profesional a más de 20 bodegas.

Foto 2 web

La primera mesa redonda versó sobre “El sumiller: una profesión actual con reconocimiento social” y como ponentes estaban Custodio López Zamarra, Manuela Romeralo, Javier Gila, Andrea Alonso, Rafael Reyes, Germán Alguacil (estos tres últimos formados en este curso) y José Casal del Rey, quienes aportaron distintos puntos de vista. Custodio López, con más de 40 años ejerciendo de Sumiller en el emblemático restaurante Zalacain, quiso compartir con la audiencia los cuatro pilares fundamentales para la sumillería que tan bien le han servido a él: amabilidad, discreción, humildad y psicología, subrayando que el gusto es muy subjetivo y un sumiller jamás ha de intentar imponerse. Andrea Alonso, sumiller y jefa de compras de Makro quiso poner sobre la mesa las amplias posibilidades laborales que abre esta formación, figura que mejora la oferta enoturistica y la venta de bebidas, entre otras, además de la restauración. En esta misma línea apuntó Germán Alguacil, director de Gourmet Experience de El Corte Ingles de la Gran Vía de Madrid, para quien la sumillería “se encuentra en un momento excepcional por el reconocimiento con el que cuenta y las salidas profesionales”. A lo que Manuela Romeralo, sumiller jefe y directora del restaurante Quique Dacosta en Valencia, añadió que “el reconocimiento al sumiller se lo da la formación”. Además Romeralo quiso matizar que el sumiller vende vino y vende emociones.

Los criterios de elección de los vinos en el restaurante y la necesidad de que un vocabulario demasiado especializado del sumiller no “asuste” al consumidor y lo aleje del vino también se trataron en esta mesa, con las intervenciones de Rafael Reyes, sumiller en La Masía de Chencho, y Javier Gila, presidente de la Asociación de Sumilleres de Madrid.

celebracion 4 web

“El vino, un legado para la socieconomía del S. XXI” era el tema de la segunda mesa que, moderada por Fernando Gurucharri, presidente de la Unión Española de Catadores, trató temas tan fundamentales como el bajos consumo de vino en España frente a la gran producción, aspecto en el que entró de lleno Salvador Manjón, director de la Semana Vitivinícola, apuntando que España en 10 años llegará a la producción de 50/60 millones de hectolitros anuales y que el consumo es de unos 10 millones de hectolitros, por lo que existe un  desajuste que exige un planteamiento serio sobre qué se quiere hacer con el vino y una regulación. Por su parte, José Peñín, director de la Guía Peñín de Vinos de España propuso que los restaurantes hagan suyos los vinos que componen su carta de vinos y reciban el mismo trato que su carta de platos.

Enólogo y consultor enológico, Ignacio de Miguel afirmó que es necesario que los productores de vino se unan para afrontar el futuro, al tiempo que demandaba de las administraciones menos limitaciones y rigideces en la producción, a lo que Ismael Diaz Yubero, ex director general de Política Alimentaria respondió que el sector del vino debe buscar soluciones en sí mismo y no responsabilizar de su futuro a la administración. También se encontraba en esta mesa el director del Institut Català del Cava, Jaume Gramona, que a propósito del futuro del vino, hizo hincapié en la tendencia imprescindible hacia vinos ecológicos para la buena marcha del sector.

foto 3 -4 web

 

La entrega de una insignia del Curso de Sumiller Profesional al alumnado asistente y la intervención del alcalde de la ciudad, Gabriel Echavarri, quien resaltó la figura del sumiller como parte de la experiencia gastronómica, haciendo referencia al peso de ésta en el sector turístico, primera industria de la ciudad, pusieron fin a esta jornada de celebración del X  aniversario del Curso de Sumiller Profesional, que convirtió a Alicante en tierra de vinos con mayúscula.

Foto 5 web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Estás buscando algo?

Utiliza el formulario siguiente para buscar en la web:


¿Todavía no has encontrado lo que buscabas? Deja un comentario en un artículo o contacta con nosotros. Nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible. ¡Gracias!

¡Estamos donde tú estás!

Mira dónde nos puedes visitar

    Consulta nuestro archivo

    Todos los artículos ordenados cronológicamente