Los vinos de Champagne toman su nombre de la provincia de La Champagne, situada a unos 150 kilómetros al noroeste de París. Esta región tiene una superficie de 35.000 hectáreas de las cuales unas 26.000 se destinan al cultivo de la vid. La producción anual ronda los 180 millones de botellas.

Existen unos 250 “crus” dentro del Departamento de Champagne, que se reparten entre cuatro zonas principales:

– Montagne de Reims
– Vallée de la Marne
– Côte des Blancs
– Aube

El Champagne se elabora a partir de una mezcla de uvas blancas y tintas, siendo estas últimas sometidas a muy ligeras presiones con la intención de extraer zumo sin color. La Pinot Meunier y Pinot Noir son las variedades tintas y la Chardonnay la variedad blanca. Suele dominar una mayor proporción de uvas tintas por lo que es frecuente encontrar en sus vinos una ligera coloración. En los Champagne dominados por la Chardonnay, como en los blanc de blancs, las tonalidades son más pálidas, amarillo pajizas y con posibles notas verdosas.

Cuando el “chef de cave” en la primavera después de la vendimia ha de preparar las mezclas de vinos, lo que busca es una colección equilibrada de vinos base que sean aromáticos, con acidez elevada y de bajo grado. La Pinot Noir le dará la estructura, fuerza y profundidad de sabores que busca, mientras la Chardonnay le dará elegancia, frescor y finura. El papel de la Pinot Meunier, con su importante cantidad de aromas y rápida capacidad de envejecimiento, será la de pulir aristas de las anteriores variedades.

Estilos de vinos de Champagne

Non-Millessimé: Elaborados a partir de diferentes cosechas, variedades y orígenes, con la idea de poder reproducir año tras año el estilo concreto de cada elaborador. Han de ser envejecidos un mínimo de un año, a partir de la cosecha, estando absolutamente prohibido venderlos dentro del mismo año de la vendimia. Son los vinos cuantitativamente más importantes.

Millesimé: Se elaboran exclusivamente en cosechas excepcionales, Podrán mezclarse vinos de diferentes orígenes y variedades, pero
habrán de ser vinos de un mismo año. Por ley, no pueden ser vendidos antes de los tres años a partir de la cosecha y generalmente no se venden antes de los cinco años.

Rosé: Generalmente proceden de la adición de una proporción de vino tranquilo tinto a un espumoso. De esta forma es más fácil asegurar la consistencia del color año tras año. Muy pocos los elaboran dejando en maceración las uvas tintas durante uno o dos días.

Prestige o Deluxe: Son vinos de tiradas limitadas vendidos en botellas lujosamente adornadas. Se dice de ellos que son elaborados con los mejores vinos en los mejores años.

Blanc de Blancs: Elaborados exclusivamente a partir de variedades blancas, por tanto 100% Chardonnay.

Blanc de Noirs: Son vinos infrecuentes, elaborados exclusivamente a partir de variedades tintas, Pinot noir y Pinot Meunier. Son los de mayor extracto.

Crémant: Vinos espumosos delicados pues sus presiones son de sólo 3,5 atmósferas frente a las 5 ó 6 del resto de los espumosos, por ello hay quien los prefiere para acompañar comidas.

Pétillant: Espumosos de sólo 2 atmósferas de presión, cuyo carbónico puede ser tanto natural como inyectado, por lo que no podrán
denominarse Champagnes. Al igual que los Perlant en los que la presión es aún inferior, alcanzando sólo una atmósfera.

Grados de dulzor

Los contenidos en azúcares determinarán el tipo de Champagne.

– Extra Brut (Ultra Brut, Brut Absolu, Dosage Zero): 0-6 g/l.
– Brut: menos de 15 g/l.
– Extra Sec: 12-20 g/l.
– Sec: 17-35 g/l.
– Demi-Sec: 33-50 g/l.
– Doux: más de 50 g/l.

Indicaciones de las etiquetas: “Saber leer una etiqueta correctamente nos daraá importantes pistas para saber lo que vamos a comprar y sobre todo de lo que nos vamos a encontrar en el interior de la botella”.

La información más importante es la que ofrece el CIVB (Comité Interprofessionel du Vin de Champagne) en su código de registro,
impreso en letras muy pequeñas. Las primeras dos letras son la clave para el origen del Champagne:

– NM: Son las más frecuentes y quieren decir négociant-manipulant. Indican que el vino es de un comerciante autorizado para comprar uvas o vino de cualquier área dentro de Champagne y poder embotellar bajo su propia etiqueta, pudiendo o no contener vino de sus propios viñedos. Todas las grandes casas producen champagnes NM. Son vinos de calidades fiables aunque, como en todo, hay excepciones.

– RM: Estas letras se refieren a récoltant-manipulant. Pequeños productores que han de emplear sus propias uvas para la elaboración de sus propios champagnes. Se les permite no obstante adquirir un 5% de uvas de otros viñedos. Las calidades son muy variables.

– MA o “marque d’acheteur” que literalmente quiere decir marca del comprador. Se emplearán en caso de que un determinado comprador, como puede ser un supermercado o club de vinos, por poner unos ejemplos, piden que figure su nombre en la etiqueta y no la del productor.

– CM: “coopérative manipulante”, vino elaborado por una cooperativa. Pueden ser de buena calidad.

Elaboradores destacados

– Henri Abelé
– Bollinger
– Canard-Duchêne
– Deutz
– Charles Heidsieck
– Jacquart
– Krug
– Laurent-Perrier
– Moët & Chandon
– G.H. Mumm
– Piper-Heidsieck
– Pol Roger
– Pommery
– Louis Roederer
– Ruinart
– Salon
– Taittinger
– Veuve de Clicquot

“El Amor y el Vino por encima de todo”, MINERVA ROMÁN LAMAS ( SUMILLER )

(Fuente: Diario de Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Estás buscando algo?

Utiliza el formulario siguiente para buscar en la web:


¿Todavía no has encontrado lo que buscabas? Deja un comentario en un artículo o contacta con nosotros. Nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible. ¡Gracias!

¡Estamos donde tú estás!

Mira dónde nos puedes visitar